Alimentaria en Barcelona (22/03/2010)

fuente original: El Periodico


Alimentaria, el salón internacional de alimentación y bebidas, comienza hoy en Barcelona con la mirada puesta en la innovación, los cambios de hábitos del consumidor y la reestructuración que vive actualmente el sector. La industria alimentaria ha aguantado la crisis con nota, y la compraventa de marcas entre grupos se ha convertido en una práctica habitual. El último gran ejemplo es la adquisición de Puleva por la francesa Lactalis, aunque esa no ha sido la única operación de magnitud de los últimos años.
La feria Alimentaria reúne desde hoy y hasta el viernes a 4.000 empresas (el 20% menos) en el recinto ferial de Gran Via, y será este el mejor lugar para tomar la temperatura del sector. La organización es optimista, y recuerda que «las 8-10 firmas principales de casi todos los subsectores asistirán a Alimentaria». Un salón marquista que debatirá, entre otros, sobre la mejor estrategia para continuar creciendo. Y es que las firmas alimentarias han podido sortear la crisis con relativa solvencia, debido sobre todo a que la alimentación es imprescindible para las personas. La recesión ha significado, eso sí, cambios en los hábitos de los ciudadanos, un aumento del consumo de las marcas blancas y una guerra de precios del sector para no perder cuota. Todo ello ha conllevado una caída de los beneficios (menos margen), pero un mantenimiento de la facturación en la mayoría de los casos que ha permitido llevar a cabo numerosas operaciones de compraventa.

FORLASA / La más reciente es el acuerdo entre Ebro Puleva y Lactalis para traspasar la división lechera de la primera al grupo francés por 630 millones de euros, rechazando ofertas de, entre otros, Grupo Leche Pascual y Central Lechera Asturiana. Lactalis, de hecho, había adquirido hace menos de dos meses el 100% del negocio de quesos de Forlasa (El Ventero, Gran Capitán, El Cigarral, Don Bernardo) por unos 200 millones.
El hólding español Ebro, además, ya se había desprendido de la otra división que le dio nombre, pues en noviembre del 2008 llegó a un acuerdo con British Sugar para venderle Azucarera Ebro por 577 millones. Ahora, con dinero fresco y en busca de una nueva nomenclatura, la firma podría lanzarse definitivamente a por el negocio de SOS, valorado en unos 200 millones y por el que también aspira Nueva Rumasa (firma que ha realizado importantes compras como la de Apis y Fruco a Kraft a principios del 2008).

CUÉTARA Y LU / SOS vendió a finales del 2008 Cuétara a Nutrexpa. La compañía del Cola Cao adquiría por 215 millones el negocio galletero más importante del país con marcas como Tosta Rica. En el verano de ese mismo año, SOS había comprado a Unilever la división de aceite Bertolli por 630 millones de euros. En el plano internacional, y sin dejar las galletas, en el verano del 2007 Kraft ofreció 5.300 millones a Danone para comprar Lu, mientras que en enero de este año la compañía británica continuó con las adquisiciones al hacerse con la chocolatera británica Cadbury por 12.800 millones.
Sin embargo, el movimiento más importante del sector del gran consumo se produjo en la industria cervecera: en el 2008, el grupo belga-brasileño InBev (Stella Artois) lanzó una oferta de 32.700 millones para hacerse con Anheuser-Busch (Budweiser), creando así el mayor grupo de cerveza del mundo.



atrás