Industria automovilística

En la industria automovilística son muchos los componentes de control de temperatura que se usan.

Asimismo, el proceso de pintado de los coches también se controla a través de intercambiadores de calor. El control de la temperatura es de extrema importancia para poder incorporar de forma exacta las distintas capas que se adhieren a las chapas de los coches. Ello permite aplicar la pintura sin correr ningún riesgo de contaminar los llamados iones de cobre.

Relacionado con ello también se encuentra el tratamiento de las superficies que implica el calentamiento de distintos fluidos en un número específico de tanques. Eso significa el uso de múltiples intercambiadores de calor y la importancia que tiene la calidad de las juntas de caucho para intercambiadores de calor de placas. Normalmente, una bomba es la encargada de hacer circular el fluido a través del intercambiador de calor que, a su vez, usa un medio refrigerante como es el agua. El tamaño del intercambiador de calor se basa principalmente en el tipo de fluido que deba calentarse en el tanque.


atrás