Industria cosmética

Los intercambiadores de calor a placas se utilizan en la fabricación de soluciones cosméticas basadas en aceites y alcoholes, fabricación de perfumes, cremas, emulsiones, productos de limpieza activos.

Gracias al uso de intercambiadores, los costes de producción y el consumo de recursos se reducen, a la vez que se asegura una manipulación, mezcla, transferencia, limpieza y esterilización de los productos para cada una de las fases por las que tienen que pasar.

De este modo, los procesos de fabricación se convierten en mucho más competitivos y eficaces.


atrás