Industria química

Los intercambiadores de calor a placas se utilizan para controlar temperaturas de proceso, calentamiento o enfriamiento de productos químicos en proceso, evaporadores, concentradores.

Entre los principales beneficios que aporta el uso de este tipo de tecnología aplicada al sector químico, podemos encontrar los siguientes:

-    El ajuste en las expansiones de capacidad como consecuencia de la eficacia en el peso y el tamaño del intercambiador.
-    Dicho tamaño, que es totalmente compacto, es el responsable de un tipo de aleaciones mucho más asequibles y con unos plazos de producción más cortos.
-    Un control muy preciso en los procesos de oscilación de carga gracias a un volumen de retención reducido y una respuesta térmica rápida.
-    Capacidad para contar con velocidades de transferencia altas y adaptarse a temperaturas bajas.
-    Reducción de la contaminación como consecuencia de un proceso de alta turbulencia interna.
-    En procesos de ebullición, evaporación y condensación, posibilidad de configuración de la longitud térmica.


atrás